Novedades PyMEs

¿CUÁNTO PERDEMOS POR NO INNOVAR?

Por Claudio Zambito – Presidente del IAP

La innovación se ha constituido en un factor clave de la productividad, desarrollo y ahora, del cambio para sobrevivir en las PyMEs. En la actualidad, este factor se ha convertido en un elemento clave para la supervivencia de la empresa más allá del desarrollo económico. Estando demostrada esta afirmación por el tratamiento que se le da al tema tanto en el ámbito académico, como en el empresario y el político, viendo casi a diario la cantidad de congresos, jornadas y seminarios, que se organizan; de artículos y publicaciones, que nos hablan sobre el tema, siendo muchos, como es obvio los actores involucrados, asesores y consultores.

Quiero tratar en este breve espacio la innovación en un contexto organizacional, poniendo énfasis en las cuestione de medición. Muchas veces las cuestiones cualitativas las encontramos muy bien descriptas, no así las cuestiones cuantitativas sobre las que prácticamente no tenemos información.

Tratar de medir la innovación y su impacto en el último renglón del estado de resultados de una PyME y esto llevarlo a un grupo considerable de empresas para considerarlo una muestra, no es una tarea sencilla. Por supuesto no ha llegado a mi conocimiento la existencia de algún trabajo hecho sobre el tema. Mi intención al escribir estas líneas es dejar planteada la importancia de realizar tal investigación, para la cual me planteo los siguientes interrogantes antes de implementarla para luego sí, medir su impacto:

1.- ¿Cuál sería el método cuantitativo de medición de las variables blandas
vinculadas a este proceso?
2.- ¿Cómo puedo medir la mejora en la competitividad empresarial?
3.- ¿Necesito crear una estrategia para llevar a cabo la innovación?
4.- ¿Cuánto puede afectar la cultura de la PyME poner en práctica esta
innovación?
5.- ¿Cómo debo comunicar al público una innovación sobre el producto o los
procesos de la empresa?

Comento estos interrogantes porque muchas veces vi llevar a la práctica buenas ideas innovadoras sin haber tenido en cuenta estos interrogantes como otros de suma importancia, que hicieron fracasar el proyecto. Resueltos estos interrogantes y puesta en práctica la innovación estoy obligado a medir su impacto económico por medio de un único índice aplicable a todas las empresas.
La innovación es un fenómeno complejo y que tiene como característica sistémica la interdisciplinariedad como requisito necesario para su estudio, y quien no lo tenga en cuenta en estos momentos cruciales se equivoca.