admin

Problemática de negocios y empresas de familia

Fernando Gabriel Garcia expone sobre las dificultades en las empresas familiares y cómo sobrellevarlas.

Acceda a la video conferencia https://zoom.us/rec/share/49JPCJrU-npLToXNyx7VBal8GLnfaaa80SkW_qIEnhvWL0m6xd_8LpIchzUYH8mb (Access Password: M5%1Q1=e)

Conozca más sobre Fernando Gabriel Garcia en https://www.linkedin.com/in/fggarcia62/

Read more

Los inversores frente al escenario económico más temido.

En tiempos como los actuales, confluyen la desorientación casi general y el pánico irracional. Todo, exacerbado por la gran cantidad de información de diversas fuentes, algunas pocas con solidez técnica y muchas otras que no tienen asidero. Analicemos que pasó, que puede pasar… Imposible saberlo.

El plan gradualista de ajuste del déficit fiscal que implementó el gobierno de Mauricio Macri era fuertemente dependiente de la disponibilidad de financiamiento: el gradualismo implicaba comprar tiempo, es decir conseguir deuda para ir atravesando el cambio. Por lo tanto, era lógico que, en caso de presentarse restricciones en el acceso al crédito, el programa comenzaría a debilitarse..

Fue lo que pasó el año pasado, y el motivo que determinó la necesidad de recurrir al Fondo Monetario Internacional y a la emisión de Letras de corto plazo. Sin embargo, cuando parecía estabilizado este frente, el evento electoral de las PASO implicó un nuevo golpe al programa financiero del gobierno.

La renovación de Letes en dólares por parte de los tenedores privados mostraba un porcentaje muy alto durante los meses previos a las elecciones primarias, en promedio el 97% del stock que vencía era refinanciado por los acreedores. De esta forma, el Ministerio de Hacienda podía ir renovando en cada vencimiento casi la totalidad de la deuda que vencía, y no necesitaba acudir a la caja para cancelar sus obligaciones. Sin embargo, el resultado inesperado de las PASO generó un quiebre en las expectativas del mercado sobre el futuro. La amplia diferencia a favor de Alberto Fernández en las elecciones primarias fue leída por el mercado como una diferencia muy difícil de revertir por parte del gobierno de Macri. Este cambio en las probabilidades sobre quién será el próximo presidente del país generó un colapso en la intensión de renovación de deuda por parte de los tenedores privados.

En la primera licitación posterior a las PASO, el 16 de agosto, el volumen de renovación fue solo del 5% del capital vencido. Lejos de mejorar, en la segunda licitación llevada a cabo esta semana no hubo intención (al menos a tasas razonables) por parte de ningún tenedor de deuda de renovar sus tenencias y la ronda fue declarada desierta. Esto significa que el Ministerio de Hacienda tuvo que efectivizar el pago del vencimiento de la deuda. El mecanismo de refinanciación permanente del que hacía uso el gobierno hasta antes de las PASO se rompió y lo obligó a pagar los vencimientos con dólares cash, erosionando las reservas internacionales en el BCRA.

El temor que tienen los acreedores argentinos a un posible default genera que no deseen continuar financiando al país, y que exijan el pago de sus tenencias, lo que termina generando una situación de iliquidez. Frente a esta situación, el Ministerio de Hacienda anunció el “reperfilamiento”, que significa ni más ni menos que renegociar los plazos de vencimiento de la deuda, en principio, sin quitas de capital ni intereses.

La implementación de estas medidas sobre la deuda argentina llevó a una calificación de “default selectivo”; en relación a todos los bonos del Tesoro, el “reperfilamiento” será voluntario y cada tenedor podrá elegir si desea o no tener una extensión en los plazos de sus bonos. En relación a las Letras (de corto plazo), el ofrecimiento será voluntario para las personas físicas que hayan invertido en deuda del Tesoro, y compulsivo para los grandes inversores institucionales.

Todos los economistas están de acuerdo que la situación financiera del país es muy delicada, y lo más preocupante es que hasta el momento el oficialismo y la oposición no han podido acordar una estrategia colaborativa de equilibrio para una economía descontrolada. (Fuente Invecq Consulting / IAP)

Read more